Deja un comentario

Hasta un necio pasa por sabio si guarda silencio; se le considera prudente si cierra la boca.