Deja un comentario

La respuesta amable calma el enojo, pero la agresiva echa leña al fuego.