Deja un comentario

Pero tú, Señor, reinas por siempre; tu trono permanece eternamente.