Deja un comentario

Porque toda casa tiene su constructor, pero el constructor de todo es Dios.