Deja un comentario

Los labios del necio son causa de contienda; su boca incita a la riña.