Deja un comentario

El que mucho habla, mucho yerra; el que es sabio refrena su lengua.