Deja un comentario

Recompensa de la humildad y del temor del Señor son las riquezas, la honra y la vida.