Deja un comentario

Porque Dios «pagará a cada uno según lo que merezcan sus obras».