Deja un comentario

Los leoncillos se debilitan y tienen hambre, pero a los que buscan al Señor nada les falta.