Deja un comentario

El temor del Señor es corrección y sabiduría; la humildad precede a la honra.