Deja un comentario

Engañoso es el encanto y pasajera la belleza; la mujer que teme al Señor es digna de alabanza.