webmaster

Tú me cubres con el escudo de tu salvación, y con tu diestra me sostienes; tu bondad me ha hecho prosperar. Me has despejado el camino, así que mis tobillos no flaquean.



Bendición Diaria
El corazón del hombre traza su rumbo, pero sus pasos los dirige el Señor.
Visitas
contador de visitas