Deja un comentario

El corazón del hombre traza su rumbo, pero sus pasos los dirige el Señor.