Deja un comentario

La hierba se seca y la flor se marchita, pero la palabra de nuestro Dios permanece para siempre.